Pack WOW

Pack Wow

¿Estás harta de probar y de gastarte miles de euros en tu vagina y en ti?

Está claro que ya no puedes más.

Has intentado dejar de tener dolor por todos los medios posibles, te han hecho y recomendado de todo pero el dolor sigue ahí y el sufrimiento ni te cuento, ¿verdad?

A ver si acierto: te sientes un bicho raro, el deseo lo perdiste ni sabes cuándo, no te sientes lo suficiente mujer ni mucho menos valiosa, te comparas con las demás mujeres y te preguntas, ¿por qué a mi?, no puedes tener un encuentro sexual en el que no sientas miedo, bloqueo o dolor, ya no sabes ni cómo actuar y te está afectando a tu vida sexual y de pareja pero sobre todo, a tu autoestima. Te mides en función de los “no coitos” que no tienes y no te sientes suficiente.

“Quiero sentirme libre y poder hacer lo que quiera con mi vagina”

Esta frase me la han repetido demasiadas veces, demasiadas. Vosotras a mí y yo a mí misma.

La SESIÓN CLIC es el “darte cuenta” que necesitas. Todas las mujeres describen la primera sesión como: “Wow!!!”

Te lo cuenta Gisela, 31 años (Barcelona)

Es lo que estaba buscando, el soporte, una parte objetiva ,alguien externo a mí, que tuviera las herramientas exactas que necesito, se que toda la fuerza y el poder están, en mi.

Se que es mi responsabilidad y se que nadie más puede hacerlo por mí , el ocuparme de mí , de mis pensamientos, de mi forma de percibir las cosas, es todo un trabajo y me alegro que haya tenido el coraje de enfrentarlo de una vez. De decirle a mis miedos: ya estoy aquí y sé que no os vais a ir, pero pronto sabré y os demostraré que podréis estar a mi lado pero ya no podréis dominarme más.

Sé que seguiréis apareciendo pero no podréis evitar que salga de este estancamiento ,no podréis evitar que crezca y disfrute mi vida.

Ya no me importa ni lo que mi propio juez interno me diga. Ya sé que he escrito varias cartas de estas, y aunque esa voz negativa resurja diciendo (a ver si esta vez si lo consigues). Ahora, haré como que no te oigo, no te escucho.

No importa el tiempo que me tarde.

Esta inversión de tiempo, de esfuerzo, sin obligarme a ello, se que irá floreciendo mi amor a mí.

En esta primera sesión me quedé con la sensación de que Todo estará bien.

“Me quedo con la calma de que todo va a ir bien “.

Tengo a Rosaura con las herramientas y preguntas necesarias para cuestionarme y encaminarme, más bien darme la mano para lograrlo.

Sé que queda mucho trabajo por delante.

Basta de saber toda la teoría que se, creo que ya es el momento de ponerlo en práctica.

Sé que en el camino lloraré y sentiré muchas cosas.Pero ahora si me caigo, ya tengo a quien me levante.
Pero espero poder aprender de todo ello.

De momento mi primer paso es buscar esos 5 minutos con-migo. Atendiendo mi respiración.

Relajar a ese simpático.
Contenta de empezar este Reto con Rosaura.

Te lo cuenta Elva, 39, Granada.

Wow! ¡Uauuuuuuuuuuuuuu!

Esto ha sido lo primero que he soltado tras hacer mi primera sesión con Rosaura. Tal cual.

Ha sido como, ¡liberador! He iniciado nerviosa, no lo voy a negar, puesto que me enfocaba a una primera vez de contacto con alguien que me he dado cuenta ha sabido leer las cartas de mi partida a la primera de cambio.

Me he empezado a visualizar a mi misma. He sido capaz de hablar de mi, de mi familia, de él, de mis gente próxima. Que sí, que a veces me voy por las ramas pero el enfoque, me estoy empezando a dar cuenta, soy yo.

Y vaya, alguna lágrima sale pero me parece que este sube y baja es así, no tiene más. Y me he sentido yo, estoy iniciando un proceso de conocerme, de saber que tengo poder y que encima, coño valga la palabra, me voy a ver lo que tengo entre las piernas. Eso que digo yo que “está marchito” (cambio la palabra por otra más de índole festivo) se tiene que abonar y hoy he plantado la primera semilla.

No hay que salir como un cohete y para pensar ahora que venga, has puesto primera, cogees el volante, cambias a segunda y ya lo que siguen de las marchas. Pues no. Ha sido la primera toma de contacto interior y el viaje ha sido sube, baja, sube, estabilizate. Como si un viaje de avión se tratara en el despegue y que luego pasa a ir en rumbo.

¿Que saco de este rato? Que tengo poder y que este puede ser muy valioso porque puedo conectarme con él y con ella, mi vagina. Pero para esto he de empezar a conocer que hay. Y ya me han dado algunas pistas e instrucciones. Bueno, será cuestión de poner de mi parte para seguir descubriendo.

Primer capítulo. Continuará.

Se trata de una sesión de diagnóstico y abordaje de tu estado actual, con la que crearemos un plan de acción para que puedas empezar a dejar de sentirte una esclava de tu vagina. Porque, reconócelo, sientes que estás a merced de ella, y nada más lejos de la realidad. En la sesión clic te enseño quién tiene el mando, quién tiene el poder y cómo ponernos manos a la obra.

Con esta sesión te ayudaré a empezar a dejar de tener dolor y de sufrir y tendrás un plan de acción personalizado para aplicarlo desde ya. Todas las mujeres que trabajan conmigo tiene resultados desde el minuto 1 de trabajar juntas.

Te lo cuenta Carolina

Hoy he aprendido que yo no soy mis pensamientos, que tengo que empezar a cuestionarlos para saber si realmente representan lo que quiero o no. 

He destapado algunas de mis limitaciones más importantes que me vienen de mis vivencias y de lo que he aprendido a lo largo de la vida.

Por ejemplo: el afán completista, el necesitar hacerlo todo perfecto para que no descubran que no soy tan buena, ni tan exitosa; el no poder decepcionar a nadie, es decir, el no permitirme equivocarme; el tener que ser capaz de hacerlo todo y de que me tiene que gustar hacer de todo, etc.

Todo eso me lleva a una autoexigencia insoportable. La mayor influencia parece ser la forma de ser de mi padre, porque él también se caracteriza por querer hacerlo todo perfecto. 

Mi cuerpo se está quejando porque no lo estoy escuchando. Necesito encontrar la manera de saber qué quiero escuchando a mi cuerpo más a menudo. La toma de decisiones no está en la cabeza sino en una parte de mi cuerpo que tengo que identificar. 

Debajo de la tensión corporal hay tristeza. Cuando he relajado mi cuerpo lo que ha salido es llanto. Normalmente no lloro por vergüenza. Las emociones no son ni mejores ni peores y hay que dejarlas salir. 

En estas sesiones comenzarás a  sentir los beneficios de empezar a trabajar con la parte de tu cuerpo que más desconoces, y no, no es tu vagina, es tu cerebro

“Tu vagina puede que esté diciendo mucho más de lo que estás dispuesta a escuchar”

Este pack es para ti si...

¿Te suena? Sé que no me equivoco porque yo hasta hace poco he estado en el mismo punto que tú.

“Cuando hagamos la primera sesión, solo vas a querer ir a más y más, te aviso, la sesión clic es muy potente”

Te lo cuenta Noelia, Barcelona, 26 años.

Ya hace más de una semana que tuvimos nuestra primera sesión y sinceramente, para mi fue reveladora. Darme cuenta de cual es el motor de todos mis miedos no es algo que todo el mundo tenga el placer de darse cuenta, iba a escribir la suerte de darse cuenta pero qué coñio, me doy el mérito a mi de haber hecho el trabajo de llegar a este punto.

Me doy cuenta de que es un miedo no solo presente en mi sexualidad, sino que es como una mancha de aceite y llega a tocar muchos más ámbitos de los que no era consciente.

Estos días la verdad que están siendo un poco de montaña rusa y siento que necesito compartirlo, dejar una pequeña huella aquí de lo que voy sintiendo.

Desde que hablamos en nuestra primera sesión, la verdad que he conseguido relativizar un poco todo el mar de emociones en cuanto al dolor. La semana siguiente sinceramente, pasaban los días y tenía taaaaaaantas cosas en mi cabeza que ni me acordaba de que existía.

Pero, ¡qué bien sentaba sentir que tenía otras preocupaciones más importantes que esa que ocupaban mi mente! Y eso me hizo relativizarlo, sentir que en mi vida no solo ocurría eso, sino que pasaban un sinfín más de hechos que tienen la misma o más importancia. Así, no estuve pendiente de los escozores y fue un tema bastante aislado (mentalmente hablando).

Soy yo la que tiene que sentirse suficiente independientemente del qué.

Aun así, estoy contenta porque en ningún momento he deseado el “ojalá no me hubiera pasado esto nunca” sino que lo que pensaba mientras lloraba era el “tienes que sacar el empoderamiento de todo esto” y ese, es un gran paso.

Soy yo la que tiene que abrirle la puerta a la culpa y a la autoexigencia para que se vayan, no esperar la aprobación de nadie más y soy yo la primera que debe confiar en que todo pasa y dejar de jugar al “vamos a ponernos en lo peor”.

¿Cómo lo vamos a trabajar?

En dos sesiones:
Sesión clic: “date cuenta”
Sesión 2: deja de creerte lo que piensas.

Esto es lo que haremos en las 2 sesiones y lo que te llevarás

Resumiendo, por qué necesitas la sesión clic y la sesión “deja de creerte lo que piensas”

Porque ES LA solución que necesitas para dejar de vivir en la queja, el dolor y el sufrimiento.

¿Cómo lo sé? Porque yo he podido salir del pozo, con mucho trabajo mental y con mucho autoconocimiento y el camino de vuelta y la solución no la tienes entre las piernas, por mucho que lo creas y yo voy a ayudarte a conseguirlo y a que te des cuenta de qué es lo que realmente necesitas.

La sesión es online individual vía Zoom de 90 minutos, totalmente personalizada.

Sólo tendrás que invertir:

MOTIVACIÓN, GANAS, COMPROMISO Y 197€ cada sesión (iva incluido)

¿Qué incluye?

Sólo hago 3 acompañamientos así al mes (porque el grueso de mi trabajo son los acompañamientos de 3 y 6 meses individualizados) así que si te interesa mucho trabajar conmigo, no te lo pienses demasiado y reserva con tiempo!




    MI ACOMPAÑAMIENTO ES ONLINE (VÍA ZOOM) Porque me llegan mujeres de todas partes del mundo y me parece una gran forma y una gran suerte poder ayudar a tantas y tantas mujeres y lo mejor de todo, estés donde estés.

    ¿Te queda alguna duda?

    Sí, puedes pagar 197€ al reservar la sesión y el resto antes de la segunda sesión.

    Contáctame por mail para que te explique cómo lo haremos.

    Te entiendo, pero no tienes nada que temer, has probado de todo pero no me has probado a mi. funcionará si quieres que funcione y curras de lo lindo.

    El dolor en la vagina y el sufrimiento que llevamos a cuestas se trabaja de manera diaria y sobre todo, eres tú quien tiene el poder, yo te doy las herramientas y te digo como usarlas.

    Porque está basado en mi propia experiencia personal y profesional de más de 15 años con dolor y más de 4 atendiendo a cientos de mujeres como tú.

    Si sigues teniendo dudas, escríbeme o reserva tu sesión express y así conoces mi método.

    Te pregunto, qué prefieres, intentarlo y que existe la posibilidad de dejar de tener dolor y dejar de sufrir o no intentarlo y quedarte como estás?

    El miedo al fracaso es falta de confianza en ti, y la falta de confianza se trabaja preciosa.

    Entiendo que tengas miedo a fracasas porque yo también lo tuve y que lo has intentado tantas veces que eso te ha minado tu moral y tu autoestima pero, es uno de los pilares de mi método, trabajar el merecimiento y el miedo a no conseguirlo.

    Sólo te puedo decir que yo prefiero morirme intentándolo que preguntándome qué habría pasado si me hubiera atrevido.

    Práctica y trabajo

    Recuerda que no hay pastillas mágicas. Todo es práctica y trabajo. Todo depende de ti y de hasta donde estés dispuesta a llegar para conseguir lo que te propones.

    Compromiso por tu parte

    Hay personas que pueden hacer un trabajo más puntual, pero cuando se trata de salir del dolor en la vagina y del sufrimiento hay que tener en cuenta que esto conlleva un proceso. Se requerirá mucho compromiso por tu parte, ya que hay por experiencia propia te digo que, no se va el sufrimiento en uno o dos meses.

    SI te sigues quedando con dudas, escríbeme a  HOLA@rosauradelgado.com

    Apúntate a mi masterclass gratuita online
    “Cómo entrenar tu mente para salir del dolor y del sufrimiento”